Lectura y escritura desde una mirada distinta: Bibliomulas Mérida (revista Trampiando)

El proyecto Bibliomulas nace en la Universidad Valle del Momboy, en la ciudad de Valera, estado Trujillo, en el año 2006. A partir de 2010, ...

martes, 25 de enero de 2022

Inicio en plan creativo

Uno de los logros de los que podemos “alardear” en Bibliomulas es la expansión de nuestro programa de promoción de lectura a comunidades foráneas del estado Mérida. El experimento que comenzó en un par de aldeas cercanas al municipio Jají ha devenido, en poco más de un año, en un movimiento propio que, bajo nuestra guía, ha copado espacios en los que no había ninguna alternativa docente fuera de la escuela tradicional.

Gracias al trabajo diario y entusiasta del grupo de mediadoras que formamos para llevar adelante las primeras fases del proyecto, hoy podemos decir que Jají es una comunidad que crece por si misma, desarrollando actividades alrededor del libro y el estimulo a la lectura, con mayor número de beneficiarios cada vez.

Viene a cuento. El inicio de actividades en el año 2022 ha sido mucho más elaborado gracias a la simultanea inclusión de todos los grupos que hacen parte de nuestras actividades. Ha sido como poner en marcha un calendario completo de pequeños eventos cuidando que nadie se quede por fuera; sobre todo, que ninguno de los grupos se quede rezagado en el plan de desarrollo del año escolar, que por supuesto presenta nuevos retos y algunas incertidumbres aún.

Ese inicio que para nosotros ha resultado mucho más exigente y complicado, tal vez de manera inédita, ha postergado por un par de semanas la visita de la mula a las comunidades de Mérida; sin embargo, no ha retrasado en absoluto el acercamiento a los beneficiarios, sino que ha permitido que utilicemos ese tiempo en ofrecerles una alternativa diferente, con características urbanas y sin dejar de lado la mula; pero, planificada para sacar ventaja de la Ludoteca Gabriele Sanesi.

Mientras en las comunidades más apartadas, las maestras en combinación con las mediadoras asignadas en cada aldea, llevan a cabo encuentros en los que igual participan 4 que 12 niños y en los que han ocurrido cosas tan bonitas como la idea de uno de los más chiquitos de “buscar otros niños para que vengan a ver libros con la mula”

Como decíamos más arriba, simultáneamente hemos tenido el gusto - durante toda la semana - de utilizar exhaustivamente nuestra ludoteca abriéndola cada día para grupos provenientes de las comunidades que atendemos en Mérida, a quienes la cercanía permite los encuentros, en tiempos de tanta dificultad con el transporte público, combustible y movilización en general.

Niños beneficiarios provenientes de El Rincón, Las Quebraditas, Las Cuadras, Los Pinos, San José de las Flores y El Caucho, han tenido la posibilidad de formar parte de un proyecto muy enriquecedor que incluye trabajo artesanal, estimulación de escritura y lectura y creatividad.

Se trata de la elaboración de libros artesanales, una destreza que hemos estado poniendo en practica desde hace tiempo con resultados muy satisfactorios. Los niños se reúnen para hacer un pequeño libro en el que incluyen las imágenes que ellos escojan, algunos textos estudiados en sesiones previas y lo más importante: un texto narrativo escrito por ellos en formato microrrelato.

Decimos que no hay mejor manera de enseñar a un niño que poniéndolo al tanto del valor que tiene el resultado de su esfuerzo. Cuando un niño en edad de aprendizaje recibe la alegría de que su trabajo se tome en cuenta y sea parte de un proyecto aún mayor, ese niño se siente validado: eso es lo que estamos haciendo con el proyecto libros artesanales: queremos producir un volumen significativo que más tarde pueda ser digitalizado y puesto en circulación tomando en consideración exclusivamente los aportes que cada niño ha hecho.

Hasta ahora, el resultado es bastante bueno porque los niños se lo toman en serio y ponen el mayor empeño. Lo único que resta es guiarlos a través de técnicas que les den mayor destreza en la elaboración de dibujos y pinturas y, por supuesto, hacerlos leer aún más para que sean capaces de escribir con toda corrección sus pequeños relatos.

No hay duda que el inicio del año 2022 está resultando tan prometedor como esperábamos.


miércoles, 12 de enero de 2022

Empecemos por hacer memoria


Varias veces leímos, en las tarjetas y mensajes de felicitación al año nuevo, una oración que se nos ha quedado grabada por su literalidad.  Compara el inicio de un nuevo año con un libro que está por comenzar a hacerse: “Tienes ante ti una página en blanco para que escribas en ella 365 días de nuevos aprendizajes”

Mas allá del significado que pueda implicar; para nosotros, que trabajamos con la palabra, el mensaje nos hace ruido pues suena muy cierto: vamos a empezar a escribir un año más, porque nos parece importante narrar las enseñanzas que, estamos seguros, este año nos dejará y porque nos parece fundamental compartir nuestra cotidianidad con usted que amablemente nos acompaña en la distancia. Pero, no podemos empezar a escribir esa historia si no recordamos lo acontecido hasta ahora, sobre todo porque acabamos de poner cierre a un tiempo lleno de incertidumbres que aún no desaparecen del todo.

Si 2020 fue el año en el que todos nos quedamos estupefactos congelándonos en una dirección que no terminábamos de conocer, ante el temor de lo peor; 2021 fue el año en que poco a poco intentamos ponerle normalidad a la vida, retomando actividades esenciales. Ya no se trataba de ir al abasto nada más. Ahora teníamos luz verde para ir a casa de la abuela, para ver a algunos amigos, para movernos con un poco más de libertad y para finalmente, volver a la escuela; lo que significaba volver a reunirnos con compañeros, hablar nuevamente con las maestras y maestros y pasar algunas horas fuera de casa, retomando la rutina del saber.

Para nosotros fue providencial. A pesar del disgusto por la perdida de Morichala y todo lo creativo que tuvimos que ponernos para conseguir una nueva mula, volver a la escuela significó algo muy importante para Bibliomulas: podíamos volver a las comunidades en las que desarrollamos nuestro trabajo, haciéndolo con cuidado, aunque con la libertad de obtener nuevamente sintonía con los niños a los que este programa se dirige; comunidades a las que felizmente debemos sumar varios pueblitos del municipio Campo Elías, los cuales no solo se incorporaron a Bibliomulas por un primer año, sino que dieron una respuesta tan satisfactoria que permanecen con nosotros aun cuando el proyecto que nos había servido para su inclusión finalizó precisamente en 2021.

A El Rincón, Las Cuadras, Las Quebraditas, Los Pinos y San José de las Flores teníamos que agregar Jají, El Chamizal, Paramito, Piedras Blancas, Loma Del Rosario y otras aldeas vecinas,  cuyos niños disfrutan las visitas de la mula y participan en actividades de promoción de lectura llevadas a cabo por un estimulante grupo de promotoras radicadas en tales aldeas (muchas de las cuales ya habían pensado dejar la docencia para dedicarse a otros trabajos debido a las malas condiciones en que trabajan los maestros de sector estatal público.)

Gracias a la certeza de tener un equipo preocupado por el cumplimiento de nuestros objetivos y una comunidad volcada en hacer realidad las sesiones de trabajo con las alforjas, los libros y las labores que de ellos se desprenden, pudimos vivir por vez primera la alegría de saber que, al mismo tiempo que en Mérida celebrábamos la visita de Canela a la Comunidad de El Rincón medio, en Jají un grupo similar de niños, tiene una alforja llena de títulos interesantes y están dedicados a explorarla mientras efectúan tareas de observación directa en la naturaleza a cielo abierto,  o un mediador los introduce en el mundo maravilloso de la protección medioambiental.

Talleres dedicados a docentes y mediadores de lectura, encuentros con la finalidad de intercambiar conocimientos, jornadas de estimulación lectora, han dado óptimos resultados en este proceso de ampliar el alcance del programa. No solo estamos permitiéndonos llegar a una cantidad superior de beneficiarios, sino que estamos también incidiendo en la manera de enseñar y aprender que impera en comunidades rurales, desarrollando en ellas un interés superior que brinda excelentes beneficios a los niños.

Han aprendido a fabricar cuadernillos, a construir otras formas de presentar la palabra escrita. Han conocido el teatro tanto en lo que tiene de recurso educativo y arma para el desarrollo de habilidades verbales, como en lo que tiene de recurso lúdico asociado al aprendizaje. Han hecho un paseo nada simbólico por lo mejor de la casi olvidada literatura venezolana y han trabajado en la recreación de personajes fundamentales de la tradición oral autóctona.

No podemos, entonces, regodearnos en las dificultades que encontramos en el año que recién terminó. Sabemos que esas dificultades están allí y que muchas veces sobrepasan el interés de beneficiarios y sus padres; pero, al mismo tiempo sabemos que estamos haciendo cosas que, al juntarse con otras, dan un resultado absolutamente satisfactorio; por eso, cerramos el año 2021 de la misma forma en que podemos abrir el 2022 que, aún es, “una página en blanco”: expectantes.

Sabemos que será mejor porque podremos llegar, a lomo de mula, a más y más niños ansiosos por vivir las múltiples vidas que se esconden entre las tapas de un libro.