Jají, una experiencia aleccionadora

Para nosotros empieza un nuevo año escolar, cosa que tiene mucho que ver con nuestro trabajo a pesar de que nuestros tiempos de actividad no...

miércoles, 21 de septiembre de 2022

Jají, una experiencia aleccionadora


Para nosotros empieza un nuevo año escolar, cosa que tiene mucho que ver con nuestro trabajo a pesar de que nuestros tiempos de actividad no son exactamente los mismos del calendario oficial. Nos hemos reintegrado hoy a las labores de planificación y programación y creemos necesario hacer un pequeño balance, probablemente más anecdótico que científico, sobre el devenir del complicado año escolar que dejamos atrás.

Lo primero que destaca en ese balance es el reconocimiento de que se trata del primer año escolar vivido a plenitud tras el parón de dos años motivado a la pandemia por la COVID 19. En la vorágine de los tiempos, esto parece lejano; un ambiente de normalidad ha sustituido la preocupación por el virus y el mal recuerdo se mantiene atrás en la memoria de todos, en las escuelas también, por lo que es probable que recordemos con un gesto de disgusto el tiempo detenido y parezca lejano de manera que se haga casi innecesario el ser nombrado

Hace algunos años, Bibliomulas tomó la decisión de enfocar su actividad mucho más en las comunidades que en las escuelas y para ello diseñó una manera de trabajar que involucrara lideres comunitarios, maestras y padres de familias potencialmente beneficiarias; el resultado no ha podido ser mejor: sin dejar de lado la escuela, el numero de niños en edad escolar que aprovechan las visitas de Canela ha aumentado sustancialmente y la comunidad se ha volcado sobre la programación extra catedra que nosotros significamos, beneficiando la escuela y su interacción con el entorno.

Además, para Bibliomulas existe una ganancia adicional: la inclusión del núcleo familiar en la programación destinada a fortalecer el proceso formativo de los niños. Es decir, cuando antes solo bastaba que el niño saliera de casa, caminara largos trechos y llegara a la escuela para sumarse a una rutinaria actividad signada por el calendario escolar; ahora, los padres hacen parte de ese calendario, al menos en cuanto a nosotros se refiere, extendiendo su interés más allá de lo puramente escolar. Por tanto, es necesario que hablemos de la extensión que hemos propiciado en la parroquia Jají del Municipio Campo Elías.


Es un tema del que nos sentimos orgullosos, por supuesto; pero, no podemos tomarnos los créditos en su totalidad: la estupenda experiencia de Jají, se mantiene porque ha cumplido uno a uno los pasos que mencionamos anteriormente, útiles para avanzar dentro de la comunidad y ampliar un radio de acción que abarca distintos caseríos de un área en la que es importante destacar su condición rural, apartada de centros poblados principales y con grandes carencias estructurales y de servicios. Pues bien, Jají, no detuvo su actividad formadora durante las recién terminadas vacaciones escolares pues, al contrario, utilizaron esa excusa para desarrollar encuentros basados en la premisa Bibliomulas, pero, con aires distendidos y definitivamente festivos.


A cargo de las mediadoras de lectura formadas por nosotros para que tengan a su cargo el programa de extensión de Jají, durante el asueto escolar hemos tenido noticia de frecuentes actividades con los niños de la zona, desarrollados en su mayoría en las casas de alguna familia beneficiaria o aun mejor, a campo abierto; así, jornadas de formación en cuidados a la naturaleza, reconocimiento de especies vegetales autóctonas, tradición oral, sesiones de lectura - por supuesto - y jornadas de estímulo a la creatividad plástica, han sido llevadas a efecto con la mayor atención para un publico de niños y adolescentes que, de otro modo, hubiesen vivido un asueto especialmente anodino.