CANELA RECIBE UNA VISITA MUY ESPECIAL

En la Urbanización Belensate de Mérida funciona la Unidad Educativa COLEGIO NATIVIDAD NIÑO; un instituto muy especial nacido en la sede de A...

lunes, 25 de enero de 2021

LUDOTECA GABRIELE SANESI

Ni aprender ni enseñar deben ser tareas aburridas; primero,  porque aprender es una experiencia que cambia la vida y luego porque,  enseñar,  es la mejor manera de aprender que existe; de modo que, sí hablamos de interacciones, la de aprender y enseñar están íntimamente ligadas a la magia de divertirse en el intento. Ese es el sustento conceptual de una ludoteca: un lugar para convertir el aprendizaje en entretenimiento y hacerlo con toda seriedad.

Hemos hablado, casi hasta el cansancio, de todo lo que hemos debido afrontar en estos meses. Hemos dado vueltas acerca de las oportunidades,  positivas o no,  que se nos han presentado y hemos tenido que hacerle frente a muchos obstáculos; pero, no hemos hablado suficientemente de proyectos que nacieron a la luz de la necesidad impostergable de seguir adelante.

Uno de los que nos sentimos más orgulloso es la Ludoteca Gabriele Sanesi. Sobre todo,  porque encierra una bonita historia de amistad y solidaridad que trasciende mucho  más allá de las fronteras geográficas de este mundo en permanente  ajuste.

A principio del año 2020, nos planteábamos la necesidad de expandir,  no solo los espacios visitables por nuestra Bibliomula, sino crear nuevos lugares en los que nuestros beneficiarios pudieran vivir experiencias distintas a las del aula de clase,  y entrar en contacto con otras formas de aprendizaje que los acerquen a mundos por descubrir.

Videos, juegos educativos, dinámicas de aprendizaje, lectura de cuentos, dramatizaciones, experiencias sensoriales, música y danza son herramientas indispensables a la  hora de desarrollar potencialidades en los niños y jóvenes. Unir esas herramientas a un tema específico y además, tener la posibilidad de hacerlo en un espacio debidamente acondicionado para eso, empezó a ser un proyecto deseado y necesario. Entonces, llegó la pandemia.

Hemos sido supremamente cuidadosos con el cumplimiento de las medidas de prevención porque sabemos a lo que nos estamos exponiendo. No podemos bajar la guardia y poner en peligro la salud de nuestros colaboradores o de nuestros niños; por eso, tomamos esos primeros meses como necesario receso para pensar muy bien un proyecto que nos parecía impostergable. Fue entonces cuando apareció la mano generosa de nuestro amigo Giacomo Sanesi, un antiguo colaborador que se enamoró de la idea y sobre todo, de buscarle solución al problema de ponerla en práctica.

Todo el que nos conoce sabe que Bibliomulas vive de los apoyos que recibe de sus colaboradores y que, cualquier nuevo proyecto, depende de esos apoyos para salir adelante. Giacomo lo entiende como el que más y quiso ofrecernos su ayuda para lograr darle forma al espacio largamente pensado; para lograrlo,  creó una gran cadena de favores: aprovechando la feliz ocasión de su matrimonio en Italia, improvisó una campaña de crowdfunding entre sus invitados y de “poquito en poquito” logró juntar los recursos que hacían falta para hacer realidad nuestra ludoteca.

Por eso, orgullosamente, hemos bautizado a la ludoteca con el nombre del padre de Giacomo, cuya ayuda formó parte del “pote” que hizo posible hacer frente a los gastos que supuso  poner en funcionamiento este espacio,  dedicado a convertir el aprendizaje en una experiencia llena de diversión.

Solo estamos esperando la normalización de las actividades escolares y el regreso a clases presenciales, para poder desarrollar las propuestas que,  de la mano de educadores debidamente conocedores del área, han sido diseñadas a la espera de su validación por parte de quienes podrán calibrar su eficiencia: los niños y jóvenes de las escuelas de Mérida.

Gracias, desde lo profundo de nuestro corazón, a todos los que continúan apoyando Bibliomulas aún en tiempos de inmensas dificultades.